Buscar
 
Buscar
 

Idioma:

Visesa, junto a otras 80 organizaciones, firman el Pacto Social por la Vivienda promovido por el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco

Fecha de publicación: 

El acuerdo tiene como objetivo aumentar la oferta pública de alquiler asequible hasta alcanzar un parque de 50.000 hogares, elevar al 12% del total del parque las viviendas protegidas de carácter permanente, o rehabilitar una de cada tres hogares antes de 2036.

Visesa, junto a otras 80 organizaciones, firman el Pacto Social por la Vivienda promovido por el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco

Hoy, 88 organizaciones se han adherido al Pacto Social por la Vivienda 2022-2036, un compromiso compartido para acelerar la conformación efectiva del derecho a la vivienda.

Este acuerdo, impulsado por el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco, tiene como objetivo afrontar en Euskadi los retos en materia de vivienda de forma efectiva, trabajando con los diferentes agentes de manera alineada, compartida y colaborativa. Están representadas desde organizaciones sociales o cooperativas de viviendas hasta sindicatos, empresas privadas, colegios profesionales, universidades, centros tecnológicos y clústers.

El documento es el resultado de un amplio proceso de participación en el que han tomado parte numerosos agentes, y muchas de las ideas recogidas formarán parte del desarrollo del propio pacto en los próximos años: profundización en el trabajo con el sector de la construcción, el sinhogarismo, la atención a las familias numerosas, entre otros.

Con el fin de cumplir con los objetivos, el Pacto Social por la Vivienda establece cuatro metas cuantitativas y seis líneas de actuación prioritaria.  Entre ellos destaca que el 5% de las viviendas principales de Euskadi se destinen a la oferta pública de alquiler asequible para 2036 (50.000 pisos), que el parque de viviendas de protección pública permanente ascienda al 12% de las viviendas principales, así como lograr rehabilitar anualmente el 3% de los edificios en 15 años (350.000 hogares en 2036). También establece la necesidad de un parque de viviendas libres, tanto de obra nueva como hogares rehabilitados, para colectivos con recursos económicos suficientes.  

Para lograr alcanzar las metas, el pacto prevé las siguientes líneas de actuación prioritarias:

  • Mayor inversión en vivienda apoyada en una fiscalidad incentivadora.
  • Seguir profundizando en la dimensión social de la política de vivienda.
  • Generalizar la inclusión de la vivienda en la agenda estratégica municipal.
  • Conformar un sector de la construcción atractivo, competitivo e innovador.
  • Inteligencia de datos y evaluación avanzada.
  • Implicación y colaboración público-privada-social.
Euskadi, bien común